Los inicios del reportaje gráfico: Viuda e Hijos de Fernández

Viuda e Hijos de Fernández fue uno de tantos talleres fotográficos existentes de Valladolid entre 1893 y 1903. Su marca contribuyó a la fotografía local y desarrolló una intensa actividad en el  fotoperiodismo.

fotoantiguaviuda

 

La prensa es sin lugar a dudas el descubrimiento editorial del siglo XIX. Aunque la prensa surgiera en el siglo anterior, la fotografía no aparecería hasta 1839 revolucionando el concepto existente de la ilustración de textos con reproducciones de grabados.

En 1869, casi dos décadas después de Inglaterra o Francia, nace la primera publicación española de la mano de Abelardo de Carlos que combina en sus contenidos la fotografía como novedad técnica y la tradición del grabado. En poco tiempo, el nuevo magacín ilustrado titulado “La Ilustración Española y Americana” se convierte en una de las publicaciones más prestigiosas a los dos lados del Atlántico. En los años siguientes, salen a la luz decenas de boletines ilustrados de partidos políticos y círculos recreativos que comparten junto a la clásica revista el espacio editorial español.

Sin embargo, es en la última década del siglo XIX cuando vemos nacer el fotoperiodismo tal y como lo conocemos en la actualidad. Los grandes avances de la fotomecánica y las modernas técnicas de revelado consiguen a estas alturas mayor precisión y calidad gráficas que se instalan en revistas de nuevo cuño como “Blanco y Negro” (1891) o “Nuevo Mundo” (1894). Revistas y periódicos ilustran todos sus textos con fotografías, arrinconan a la clásica “Ilustración Española” que no sabe evolucionar y las ciudades de provincia se pueblan de enviados y corresponsales capturando la realidad.

Los Fotógrafos en Valladolid

Retratro de grupo. Unión Velocípeda Española preparada para salir de excursión. 10/05/1896
AMVA. Colección Jesús Sanz Silla. SS 0025 


En Valladolid el reporterismo gráfico no es significativo aunque hay que mencionar a los fotógrafos de los magacines Blanco y Negro y Nuevo Mundo que sí nos visitaron a menudo. Los corresponsales Laporta, Asenjo, Franzen, Gª. Lapuente, Herrero Somoza, Torres y Armesto o Frederic cubrieron más de un acontecimiento relevante en los años del cambio de siglo. Tan solo el estudio “Viuda e Hijos de Fernández” ejerció de reportero local colaborando con revistas de tirada nacional. El resto de talleres fotográficos permanecieron muy alejados de las novedades periodísticas dedicándose tan solo a actividades lucrativas como los retratos.

Situado en la calle Duque de la Victoria 33 durante aproximadamente una década (1893-1904), el estudio de “Viuda e Hijos de Fernández” coqueteó con el fotoperiodismo trabajando para las tres revistas mencionadas hasta 1897 cesando su actividad con un reportaje sobre la Academia Militar de Valladolid. En 1904 se traspasa el local a Francisco Garay que desarrollaría durante años una extensa actividad fotográfica.

“Viuda e Hijos de Fernández” son la familia del fotógrafo de origen burgalés Ramón Fernández que a su muerte (1893) trasladaron el taller situado también en Duque de la Victoria a unas instalaciones más grandes. Probablemente los hijos, arrastrados por su juventud y al recién adquirido negocio familiar, iniciaran sus colaboraciones en prensa. Dedicados casi en exclusiva a los retratos, el fotoperiodismo es para este taller una actividad menor, tan solo desarrollada entre 1895 y 1897.

Como cualquier profesional de provincias de la imagen, el taller de Duque de la Victoria arrastra una poderosa influencia del retrato de estudio. El fotógrafo, a pesar de ilustrar reportajes, se limita a aplicar fórmulas conocidas que reproducen modelos iconográficos tradicionales mediante el uso de uniformes, atributos representativos, rostros severos o poses de clase. Es curioso contemplar cuando el reportero busca la espontaneidad. Se aleja del hieratismo en la representación de los estratos más bajos de la sociedad. Sonrisas bobaliconas y complacientes de campesinos, proletarios, indigentes o madres solteras salpican a diario la prensa para exaltar con frecuencia las iniciativas condescendientes de la burguesía.

Sin abandonar el mundo del retrato -el sustento principal de los talleres fotográficos-, la verdadera vocación periodística y documental de “Viuda e Hijos de Fernández” prospera cuando cubre los acontecimientos históricos de Valladolid. Con un estilo nada novedoso pero heredero del lenguaje grandilocuente de la pintura de historia y de la inmediatez impresionista, los encuadres partidos, los juegos de perspectiva y las vistas generales se alternan para transmitir esa rapidez obligada en la prensa gráfica.

Tras bucear en las hemerotecas virtuales he logrado catalogar varias fotografías de “Viuda e Hijos de Fernández” entre el 1 de agosto de 1895 y el 21 de julio de 1897. Las revistas consultadas han sido las citadas en este artículo, no hallando referencia de este taller fotográfico en otros magacines ilustrados.

Fotografías. Enlaces directos a diarios clásicos con referencias a las fotografías (*.pdf)

Nuevo Mundo:

1/08/1895 p.10
29/08/1895 p.3
29/08/1895 p.4
21/08/1897 p.8
21/08/1897 p.9
21/08/1897 p.11
21/08/1897 p.12

La Ilustración Española y Americana:

08/10/1895 p.13
08/05/1896 p.5

Blanco y Negro
09/05/1896 p.13

Bibliografía:
LÓPEZ MONDEJAR, Publio: Historia de la fotografía en España, Lungwerg Editores, 2003
Anuario del Comercio, de la Industria, de la Magistratura y de la Administración (1893-1904)
AMVa: CH 415 – 130

Anuncios

2 Comentarios Agrega el tuyo

  1. Erlantz Veganzones dice:

    Hola carlos me llamo Erlantz Veganzones. Tengo una fotografía de algunos de mis antepasados realizada en “Vda é hijo de fernández”. Quería saber si existe algúna recopilación de fotos realizadas por estos, como se que existen recopilaciones del trabajo de otros fotógrafos vallisoletanos. Un saludo.

    1. Muchas gracias por pasearte por aquí. Siento decirte que no existe ninguna recopilación de fotografías de este taller en ninguna parte, que yo sepa. El estudio que puedes encontrar sobre esta firma es el que aparece en este artículo, nada más. Los descubrí por casualidad investigando otra cosa y decidí profundizar en su actividad.Seguramente tuvieran una gran flujo comercial por su localización céntrica y sean bastantes las fotografías conservadas entre los vallisoletanos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s